Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Nueva Junta Junta Directiva del Ateneo de Córdoba

Marzo , 1a.quincena. Conferencia de JUAN ORTIZ VILLALBA. " LA MASONERÍA EN CÓRDOBA ". (Presenta José Luis García Clavero).
Jueves 11 de abril. Conferencia de DESIDERIO VAQUERIZO." LOS ORIGENES DE CÓRDOBA". (Presenta J.L.G.C).
Finales de abril, primera semana de mayo. Proyección del documental "MONTE HORQUERA" de FERNANDO PENCO, galardonado en diversos Festivales internacionales (Italia, India, Holanda etc,)
Lunes 11 de Mayo. Conferencia de MANUEL VACAS." LA GUERRA CIVIL EN EL NORTE DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA.LAS BATALLAS DE POZOBLANCO Y PEÑARROYA- VALSEQUILLO". (Presenta Antonio BARRAGÁN).Todos los actos en la Sede del Ateneo.

CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA
XI Premio de Relato Rafael Mir.
XXXIX Premio de Poesía Juan Bernier.
IX Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2023, relación de homenajeados aquí.

¡Ayúdanos! Edita en una página

2046 (película)

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
2046
Título 2046
V Muestra de Cine Internacional
V Muestra de Cine Internacional

Ficha técnica
Dirección Wong Kar-wai

Producción Eric Heumann
Wong Kar-wai
Zhang Yimou

Guión Wong Kar-wai

Música Peer Raben
Shigeru Umebayashi

Reparto Tony Leung (Chow)
Gong Li (Su Li Zhen)
Takuya (Tak Kimura)
Faye Wong (Wang)
Zhang Ziyi (Bai Ling)
Carina Lau (Lulú/Mimí)

Datos y cifras
País(es) China
Hong Kong
EE.UU.
Francia
Año 2004
Género Drama
Duración 134 minutos

Compañías
Productora Arte
Distribución 20th Century Fox
Presupuesto 12.000.000 $

Premios y galardones

  • Premios del Cine Europeo 2004: Mejor película No Europea.
  • Semana Internacional de Cine de Valladolid (SEMINCI): Mejor Fotografía.
  • Premio del Jurado de la Prensa Internacional

Reseña

2046.jpg

El cine chino-hongkonés, como el asiático en general, vive tiempos felices. No ha conseguido aún desprenderse de la etiqueta de cine demasiado fácil o demasiado complicado pero al menos ha conseguido hacerse un hueco en el Universo combinado Qualité-Comercial. Sigue ganando premios, pero además hace buenas taquillas.

Wong Kar-wai comienza esta película cuando aún está inmerso en la anterior, “Deseando Amar” y da la impresión de no desengancharse del todo de ella. Su personaje principal está extraído de aquella pero, a pesar de ello, no tiene nada que ver con ella. Bueno sí, claro, el universo es el mismo. La mezcla de fantasía y realidad obsesivas, personajes apresados en sus propios deseos, amor, mucho y muy distinto amor; amor de este hombre a cada una de sus mujeres; amor distinto de cada mujer hacia este hombre incapaz de satisfacer ni siquiera a sí mismo, incapaz de terminar ninguna de sus historias.

2046 es el número de una habitación en el hotelucho donde vive Chow, escritor, mujeriego, pendenciero, taciturno, honrado a su manera. Allí transcurre su vida, la real y, en cierto modo, la imaginaria, la de su alter ego, el personaje de la novela que escribe, en quien deposita la esperanza de cambio vital. En realidad, todos los habitantes del hotel componen el animalario de su novela y cada uno de ellos encarna un trozo de si mismo. Tres mujeres caminan junto a Chow y lo hacen casi sin rozarse entre ellas. Son tres historias paralelas, mínimas, intensas y, como casi siempre, sin final (feliz, al menos). Nada en esta película está acabado. Todo queda en el aire. Wong Kar-wai confesó en Cannes-2004, donde fue la más esperada de las proyecciones, aunque no consiguiera premios, que sus obras son siempre abiertas, porque la película que finalmente podemos ver nunca es la que imaginó cuando empezó a hacerla, nunca cree haberla acabado del todo. Y nunca mejor dicho, ya que tras su paso por Cannes, aún quedó tiempo para hacer cambios en el montaje. Nuevamente estamos ante lo que algunos llaman “Un director de actores”. Es cierto que los personajes están impecablemente logrados, dentro de su sencillez, sin estridencias; aquí nadie sobreactúa, no hay lugar para el lucimiento. Pero sería injusto no destacar la cohesión de toda la cinta. Una música, como es su costumbre, sencilla y envolvente, una fotografía reconocida en la SEMINCI, impactante y creadora de ambientes sobrecogedores y todo en un montaje plagado de efectos realmente muy especiales, no solo los mas futuristas, encuadres matemáticos y planos de verdadero artista. Cada secuencia es una obra en sí misma.

2046 es una parada temporal, un futuro ochenta años más allá, Un tiempo y lugar hacia donde, de tanto en tanto, parte un tren cargado de pasajeros deseosos de recuperar sus recuerdos. Un lugar idílico, donde nada cambia jamás, y de donde/cuando se dice que, quien vá, ya no vuelve. Excepto uno, que eligió marcharse, que quería cambiar. Esta es la historia que Chow intenta escribir, donde mezcla su vida, las personas grises que le rodean, con un futuro de gran belleza plástica. Quiere por todos los medios vivir en 2046, lo que no puede en 1966. En personajes de ficción lo que no es capaz de realizar en la realidad. Y no lo consigue. Una de las mujeres de su vida, a quien no pudo retener, le dice: Me ha gustado tu relato “2046”, pero hazme un favor, cambia el final, busca un final feliz. Está decidido a ello pero no puede. La imagen de la pluma inmóvil sobre el papel, con la luz del día y las sombras de la noche pasando sobre ella, son el reflejo de la gran constante de esta película, la incapacidad para cambiar el papel que hemos asumido y que reconocemos como nuestro. Carpe Diem.

No se si 2046 es una gran película, una obra maestra, o una peliculita pretenciosa; lo que si es cierto es que es una película distinta, nada que ver con el cine asiático más comercial. Posiblemente, si acude a la proyección acompañado, no comparta la misma impresión no solo que quien suscribe, sino incluso de su pareja. Esta es una película para ver en soledad, para saborear, o rumiar, en silencio. Y recuerde que, en definitiva, esto no es más que una película de amor.

Película reproducida en la V Muestra de Cine Internacional del año 2005.

Reseña elaborada por el socio de la Sección de Cine del Ateneo de Córdoba Cristóbal Domínguez Cantillo.