Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Edita en una página

Fausto Olivares Palacios

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Fausto Olivares Palacios.jpg

Fausto Olivares Palacios, pintor andaluz (Jaén, 5 de noviembre de 1940 - 14 de mayo de 1995). Estudia Bellas Artes en Madrid. Viaja a París y otras ciudades de Europa antes de volver a Jaén en 1966, donde es profesor de dibujo y pintura en la Escuela de Artes y Oficios (hoy escuela de Arte José Nogué), de la que ocupará el cargo de director.

Abandona en 1981 su actividad docente para continuar una carrera artística que lo lleva a exponer en numerosas ciudades de España y Europa. Fallece en su ciudad natal en mayo de 1995.

Existe un Taller-Museo Fausto Olivares en Francia: En 2011, Françoise Gérardin publica una obra en francés: Évocations, mon mari, Fausto Olivares, peintre (Evocaciones, mi marido Fausto Olivares, pintor).

Vida

Primeros años

Fausto Olivares Cózar y Sérvula Palacios Cózar viven en el barrio de la Magdalena, en Jaén, cuando acaba la Guerra Civil Española. Pierden a su primera hija, Flor con apenas meses de vida. Luego nacen Fausto (1940), José, Francisco, Ceferino, Maribel, Domingo Jesús, Pedro y María Florencia. A pesar de las dificultades propias de la época, la familia intenta que todos los hijos tengan la mejor educación posible.

En su infancia, Fausto da claros signos de disposición artística, y concreta sus aptitudes aprendiendo de la mano de Don Enrique Barrios, y más tarde en compañía de Francisco Cerezo Moreno. Durante los años de adolescencia alterna entre horas de trabajo con su padre y hermanos, y clases de dibujo y pintura. A la par que realiza algunas obras que le permiten darse a conocer por la ciudad.

Se prepara a concursar para ingresar en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, con Don Pablo Martín del Castillo, y a los 18 años se marcha a la capital española. En la Escuela de Bellas Artes tiene compañeros a Darío Villalba, Ángel Estrada, Isidro López Murias. Su amigo Luis Santiago, músico, le permite conocer a artistas flamencos como Pepe el de la Matrona, Lola Flores, Antonio Mairena... El flamenco marcará un importante aspecto en la vida y obra del pintor. Aprovecha las vacaciones para viajar por España (León, Galicia), Francia (vendimias) y Europa (Bélgica, Holanda, Alemania). Y en los últimos años para hacer la mili como alférez en Canarias.

En todo momento realiza apuntes, pinturas, y hasta organiza una exposición durante su servicio militar.

Regreso a Jaén

Después de terminada la carrera, viaja de nuevo a Francia, y sobre todo a París, donde residen y trabajan tres de sus hermanos. Allí conoce a su futura esposa Françoise Gérardin. Tiene como amigo a Alfredo Vila Monasterio, con quien descubre ciertas modalidades del arte abstracto. Tras un nuevo viaje por Europa, regresa a Jaén para instalarse de manera casi definitiva, primero como profesor de modelado, y más tarde como profesor de dibujo y pintura de la Escuela de Artes y Oficios.

Intenta conciliar sus pasiones: pintura, fotografía, flamenco y viajes. Son frecuentes sus desplazamientos a Francia, expone en Inglaterra, a la vez que profundiza su expresión jonda con expediciones por toda Andalucía. En 1970 participa en la fundación de la Peña Flamenca de Jaén, en la que colabora hasta el final de su vida. Junto con Antonio Povedano Bermúdez, participa en una exposición monográfica: El Flamenco en el Arte Actual, que durante años recorre la península.

Llega a ser nombrado Director de la Escuela de Artes y Oficios (1978), cargo que ocupa durante algunos años, antes de pedir la excedencia, para poder dedicarse por completo a la pintura.

Nuevos viajes

A partir de 1983 se traslada a las costas malagueñas, donde su pintura se ilumina de sol y alegría marinera, y también al noreste de Francia, por razones familiares. Estos desplazamientos lo llevan a multiplicar las exposiciones individuales por Andalucía y por el norte de Francia: museos y galerías se interesan por el estilo de este pintor andaluz, cuya honda expresividad contrasta con la reserva tradicional de aquellas tierras.

La enfermedad lo alcanza en pleno trabajo de ilustración para un libro de poemas de Ramón Porras, Arco del Consuelo, y tras la Semana santa de 1995 fausto fallece en su domicilio de Jaén, en la noche del 14 de mayo.

Obra

El estilo de Fausto Olivares, a partir del momento en que accede a su autonomía propia, se enmarca en un movimiento que en Europa se conoce como neoexpresionismo figurativo.

La mayor parte de su obra está realizada al óleo, bien sobre lienzo, bien sobre tabla.

También realiza gran cantidad de dibujos a pluma, a palillo, a carboncillo, entre los que destacan sus retratos de artistas flamencos.

Análisis de su obra

Manuel Kayser Zapata valora de esta manera la trayectoria de Fausto: "Su evolución estética fue muy coherente. Al comienzo de su singular necesidad creativa se dejó empapar por los movimientos de vanguardia que luchaban por imponerse a través de múltiples exposiciones realizadas en Madrid durante su formación. Fausto se sentía hijo de su tiempo, y como tal era consciente de su responsabilidad.

Posteriormente su estética respondería exclusivamente a sus necesidades internas de comunicación."

Fausto Olivares y el Flamenco

Dice Ramón Porras: "La denominación expresionismo jondo puede prestarse a equívocos que prefiero anticipadamente aclarar. No se trata de un arte que refleja la litelaridad de ámbitos, personales o episodios flamencos, sino que tal arte es en sí mismo jondo. Dicho de otra forma, Fausto Olivares no pinta la soleá, sino que pinta por soleá."

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.