Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA
Miércoles 20 a las 19:30 horas. Aula de Poesía Mario López, en colaboración con la Real Academia de Córdoba: Lectura poética de Matilde Cabello.
Jueves 21 a las 20:00 horas Fase de clasificación del Premio A. Gómez de Flamenco, Peña Rincón Flamenco.
Miércoles 27 a las 19:30 Presentación de los poemarios "Paisajes" de José Antonio Fernández y "El bosque" de Soledad Zurera. Sede del Ateneo.

Desde las 18:00 horas del lunes 2 de noviembre ha comenzado a emitir el Canal del Ateneo de Córdoba en Youtube
CAC36 CANAL ATENEO DE CÓRDOBA.
Desde aquí haremos llegar las actividades que se realicen en el Ateneo
así como los actos, representaciones teatrales, recitales de poesía y conferencias de nuestra hemeroteca.
El canal está disponible en este enlace

Actividades ya disponibles en el canal:
Presentación del Canal por parte de Antonio Varo Baena, Presidente del Ateneo de Córdoba
"Foro Jaime Loring de debate y conocimiento”, conferencia del ateneísta Rafael Jiménez, “AREAS DE MONTAÑA Y DESPOBLACIÓN”.
Lectura poética del ateneísta Antonio Flores Herrera.
Entrevista realizada a la ateneísta de honor Carmen Galán Soldevilla
Recital de poesía: Participan Balbina Prior, Ángela Mallén, y Joanna Mojón.
"Los Miércoles del Ateneo": Entrevista de Elena Cobos a la poeta y ateneísta Pilar Sanabria
"La visita", obra de teatro de Antonio Varo Baena
Entrega de las Fiambreras de Plata 2017
"Entrega de la Medalla de Oro de Córdoba a Pablo García Baena (1986)"
Entrevista a Antonio Perea, fundador y Presidente de honor del Ateneo de Córdoba
Paco del Cid canta una canción de Carlos Cano
Recital poético de Pilar Sanabria

CONVOCADOS LOS PREMIOS LITERARIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA
IX Premio de Relato Rafael Mir.
XXXVII Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2020 y Extraordinarias 2021, relación de homenajeados aquí.

¡Ayúdanos! Envíanos tus imágenes

Henri Lefebvre

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Henri Lefebvre 1971.jpg

Henri Lefebvre (16 de junio de 1901 en Hagetmau, Landas, Francia; † 28 de junio de 1991) fue un filósofo marxista francés, además de intelectual, geógrafo, sociólogo y crítico literario.

Vida

Henri Lefebvre (Hagetmau, Landas, Francia, 16 de junio de 1901 - Navarrenx, Pyrénées-Atlantiques, 28 de junio de 1991) fue un filósofo marxista francés. Estudió filosofía en Universidad de La Sorbona, París, donde se graduó en 1920. Ya en esta etapa universitaria mostró claras simpatías hacia las ideas que giraban en torno al proceso revolucionario de Octubre en Rusia. Su actividad periodística en distintas publicaciones de la izquierda lo reveló como un joven filósofo marxista. En 1928, ingresó en el Partido Comunista Francés. Traductor de Karl Marx, prosiguió una línea de reflexión basada en un marxismo humanista. Su obra ""El materialismo dialéctico"", aparecida en 1939, lo sitúa fuera del estalinismo y lo aleja del Partido Comunista. No será expulsado hasta 1958. La publicación de sus obras: El materialismo dialéctico, El nacionalismo contra las naciones y Hitler en el poder lo convirtieron en blanco de las fuerzas de ocupación alemanas durante la Segunda Guerra Mundial. En 1941 se une a la resistencia francesa, abandonando su trabajo como profesor de filosofía en institutos de provincias. Concluida la guerra, fue director de Radiodiffusion française ("Radiodifusión francesa"), una estación de radio radicada en Toulouse, cargo que ejerció hasta 1949.

Enfrentado al pensamiento "estructuralista" francés, muy orientado por Louis Althusser, participó en los grandes debates sobre humanismo y antihumanismo en el marxismo. En 1960 fue uno de los firmantes del Manifiesto de los 121 por el derecho de insumisión en la guerra de Argelia. Lefebvre y su humanismo marxista fueron parte de las inspiraciones intelectuales de los estudiantes que encabezaron las revueltas de mayo de 1968 en Francia. El propio Lefebvre vivió de cerca estos sucesos, pues era profesor de filosofía en Nanterre en 1968; año en el que ganaría una plaza como profesor de sociología en la Universidad de Estrasburgo. Su carrera académica como profesor de sociología expresa un desplazamiento desde el campo de la filosofía, que lleva a Lefebvre a desarrollar tres líneas centrales en su trabajo: la ciudad y su espacio social, la vida cotidiana y el fenómeno de la modernidad. Su interés ya no tanto por las estructuras, sino por las coyunturas lo acercó a la geografía, y por tanto al movimiento situacionista. En 1978 vuelve al Partido Comunista, al entender que su mayor independencia respecto a Moscú había creado unas nuevas condiciones para el trabajo político y el debate en la izquierda. En sus últimos años de vida fue docente en el Instituto de Urbanismo de París.

Política

Su actividad periodística en distintas publicaciones de la izquierda lo reveló como un joven filósofo marxista, con gran influencia sobre el pensamiento francés de su generación. En 1928, ingresó en el Partido Comunista Francés, donde militó durante una década, antes de abandonar una estructura en exceso rígida y sujeta a la disciplina estalinista.

Profesor y vida académica

Entre 1930 y 1940 ejerció como profesor de filosofía. Tradujo a Karl Marx, y prosiguió una línea de reflexión basada en un marxismo humanista. Su obra Le Materialisme Dialectique, aparecida en 1939, lo sitúa fuera del estalinismo y lo aleja del Partido Comunista Francés, del que será expulsado en 1958.

La publicación de Le Materialisme Dialectique, Le Nationalisme contre les Nations, Hitler au pouvoir, bilan de cinq années de fascisme en Allemagne, lo convirtió en blanco de las fuerzas de ocupación alemanas durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que decidió unirse en 1941 a la Resistencia francesa, abandonando su trabajo como profesor de filosofía en institutos de provincias.

Concluida la guerra, fue director de la Radiodiffusion Française (RDF) en Toulouse hasta 1949.

Enfrentado al pensamiento estructuralista francés, muy orientado por Louis Althusser, sus planteamientos del marxismo humanista tuvieron una gran influencia en las líneas de pensamiento de los años 1960 y 1970.

Profesor de filosofía en Nanterre, vivió muy de cerca el Mayo del 68; este mismo año ganó una plaza como profesor de Sociología en la Universidad de Estrasburgo y abandonó las clases en París, donde fue sustituido por Edgar Morin.

Su carrera académica como profesor de Sociología expresa el desplazamiento desde el campo de la Filosofía, que lleva a Lefebvre a desarrollar cuatro líneas centrales en su trabajo: la ciudad y su espacio social, la vida cotidiana y el fenómeno de la modernidad.

Su interés ya no por las estructuras, sino por las coyunturas, le acerca al movimiento situacionista.

En 1978 retornó al Partido Comunista Francés, al entender que su mayor independencia de Moscú había creado unas nuevas condiciones para el trabajo político y el debate de la Izquierda, y sin que ello fuese a suponer una renuncia a su libertad de pensamiento.

Aportes intelectuales

Los textos de Lefebvre, traducidos a numerosos idiomas, le han dado más notoriedad fuera de Francia que en su país natal. En Estados Unidos, el pensamiento postmoderno ha recurrido a sus análisis sobre la modernidad y la vida cotidiana. Su crítica a la vida del día a día fue uno de los mayores aportes intelectuales que motivaron la fundación de la revista COBRA y posteriormente de la revista Situationist International.

Lefebvre consideraba necesario que la cotidianidad se libere de los caracteres impuestos por el capitalismo a la vida individual y colectiva. De lo contrario, la cotidianidad será como un depósito subterráneo en que se sedimentan los convencionalismos y las mentiras del poder y por tanto será una barrera que impida la creatividad.

Notable expositor sistemático de la lógica dialéctica, en su obra Lógica Formal y Lógica Dialéctica, que terminó de escribir en 1941, pero sólo pudo publicar a partir de 1947.

Se preocupó especialmente por los problemas de la urbanización del territorio.

Escribió tanto en francés y en inglés como en alemán.

Crítica a la vida cotidiana

En su elaboración del materialismo dialéctico, el individuo y la praxis de lo concreto ocupan un sitio central. Proponiéndose una antropología social alternativa, Henri Lefebvre sostuvo la necesidad de que la "cotidianidad" se libere del papel que reviste bajo el capitalismo, cuya función es reproducir los caracteres impuestos a la vida colectiva por las clases dominantes. La costumbre, con su temporalidad no auténtica, pues es ahistorica, no haría más que el sólo reproducir y de perpetuar las relaciones de dominación. La cotidianidad es un tipo de depósito subterráneo en el cual se sedimentan los convenios y las mentiras del poder. Allí se encuentra la barrera que impide a la fantasía y la inventiva para encontrar las vías para la propia expresión, la autonomía del ser.

De ahí el privilegio concedido por Lefebvre al arte, comprendido no tanto en su autonomía sino como medio de experiencia o experimento estético capaz de demostrar el carácter infundado del convencionalismo de lo cotidiano. El arte moderno pone las condiciones de la supresión de la cotidianidad. Estas teorías se refieren a la experiencia o experimento y a las reflexiones del movimiento surrealista, al cual Lefebvre pertenecía en su juventud. La trilogía " Crítica de la vida cotidiana " (1947, 1961, 1981) presenta de manera muy profunda este pensamiento. Lamentablemente su obra fue negada durante mucho tiempo, probablemente por su carácter crítico y su condición marxista, y aún no se conoce del todo más allá de las traducciones al ingles, la trascendencia de sus ideas hoy se nos presentan como una alternativa para la reconstrucción del conocimiento y estructura de la sociedad, los títulos de su obra crítica a la sociedad se presentan en su idioma original en espera de una traducción al Español.

Su carácter como geógrafo

Más tarde, se ocupó particularmente de problemas de urbanización y del territorio, presentando a la ciudad como el corazón de la insurrección estética contra lo cotidiano. Para él, el ser humano tiene necesidades sociales antropológicas que no son tomadas en consideración en las reflexiones teóricas sobre la ciudad más allá de la geografía, particularmente en el urbanismo, pues este se encuentra alejado de la reflexión teórica refugiándose en lo pragmático. La necesidad de lo imaginario es olvidada por el urbanismo disminuyendo en tanto a las estructuras comerciales y culturales. Frente a los problemas urbanos, formula particularmente la necesidad de la afirmación de un nuevo derecho, un derecho a la ciudad. Define este nuevo derecho como un derecho a la vida urbana, a la calidad de vida urbana. En su último libro, La Producción del espacio, valora la importancia del espacio que es siempre político, pues la construcción del espacio es siempre una lucha de poderes, incluso desde lo cotidiano, en la estructura interna de "la casa habitación" la asociación social base, la familia, lucha por definir el carácter y sentido estético, producciones sociales al fin materializadas a través de la casa habitación.

El espacio es el producto de la sociedad, cada sociedad tiene el derecho a y debe producir su espacio, es así que se concibe que el espacio es entonces una producción social en donde se oponen los valores a través de pruebas, conflictos o consensos. Es entonces la racionalización del imaginario para así poder materializarlo, pues todo ser humano debiese, en términos de Lefebvre, poder racionalizar su imaginario y por tanto, todo ser humano tiene el derecho a la construcción del espacio.

Hipótesis

Ante la pregunta sobre ¿Cual es el modo de existencia de las relaciones sociales?, Lefebvre responderá en su famosa obra "La Producción del Espacio": Las relaciones no pueden existir sin un soporte y ese soporte es el sustrato material.

Postulado

El desarrollo de la sociedad sólo puede concebirse a través de la relación de “la sociedad urbana” (lo urbano). La sociedad proyecta la vida social. Critica el organicismo, evolucionismo, continuismo y urbanismo Lo urbano ha entrado en una fase critica, dándose una implosión-explosión con una concentración urbana y éxodo rural, extensión del tejido urbano, subordinación completa de la agrario a lo urbano. Es un proceso IRREVERSIBLE, pero el proceso de urbanización puede proyectarse de manera que se supere el antagonismo ciudad-campo y la urbanización al desconcentrarse pueda articular el ambiente y el paisaje. Plantea fases (críticas), niveles (global, medio y privado) y dimensiones. El individuo puede crear una ideología política que le permita cambiar la estructura de la ciudad y reorganizar el territorio, de manera que el hombre se apropie del espacio que hace a su identidad.

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.