Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Cambio de la Junta Directiva del Ateneo de Córdoba

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA
IX Premio de Relato Rafael Mir.
XXXVII Premio de Poesía Juan Bernier.
VIII Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2020 y Extraordinarias 2021, relación de homenajeados aquí.

¡Ayúdanos! Envíanos tus imágenes

José Antonio Rodríguez (semblanza)

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Nació José Antonio en esta ciudad proverbialmente silenciosa, en la que las gentes aquí nacidas pasan sin hacer ruido para no romper el encanto. Será lejos cuando se haga pública noticia de las prendas que adornan a sus hijos, que dejan de ser anónimos para ser un poco de los demás. Es terreno propicio para la sonanta, pues en su provincia nació un ser excepcional al que llamaron Paco de Lucena e hizo su meritoriaje con la guitarra de fígaro hasta llegar a París, no sin antes pasar por el Café del Recreo cordobés en el acompañamiento a Silverio, mito y monumento del cante.

El Campo de la Verdad cobijó en sus entrañas a José Antonio, que nunca hubo de olvidar su naturaleza primera, como lo acreditan las sucesivas grabaciones en las que nunca falta el lugar de idilio en forma de sucesivas entregas de nombres entrañables –Calahorra y Callejón de las flores, en los ochenta y Córdoba en el tiempo, ya en la segunda mitad de la década de inicio del nuevo siglo-, es prueba fehaciente de fidelidad a los orígenes; por más que sus méritos y sus deseos de abrir el campo de par en par permitan una simbiosis con personajes de talla, del celuloide -Saura-, de la televisión, y del ballet –Aida Gómez- o de la dirección orquestal -Joan Albert Amargós- que nos evita dar relación cumplida de más de una treintena de títulos, trabajos y colaboraciones en ese afán de reformulación que todo arte supone, en el que mucho han de ver Esperanza Fernández, Omar Faruk Tekbilek, Enrique Morente, Manolo Sanlúcar, Joan Baez, o Alejandro Sanz… y un largo etcétera de emblemáticos intérpretes con los que hubo de colaborar.

El cúmulo de escenarios de raigambre y los premios obtenidos en La Unión, Concurso Nacional de Arte Flamenco o Nacional de la Crítica “Flamenco hoy” entre muchos otros atestiguan su quehacer y la huella que deja entre los que se acercaron al público deleite de su exquisitez interpretativa, que tiene una continuación en La Noche Blanca del Flamenco, el Festival de la Guitarra o su última grabación para el año por venir y ese siempre Córdoba en el tiempo en el escenario moscovita por las mismas fechas.

Es, pues, José Antonio digno de recordación por los méritos que atesora, con recato siempre, y a fe que se siente halagado por que sea en su tierra, poco dada a las alharacas y a los públicos reconocimientos de seres singulares que nacieron en su seno.

Fuente