Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA



VII Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo del VII Premio de Relato Rafael Mir.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Edita en una página

José Castro Aragón

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Jose Castro Aragon.jpg

El juez José Castro Aragón, nace en Córdoba el 20 de diciembre de 1947.

Antes de ser juez fue funcionario de prisiones. Ingresa en la carrera judicial en el año 1976. Pasó por diferentes destinos como Dos Hermanas, Arrecife o Sabadell, hasta que en el año 1985 llegó a Mallorca asignado a Magistratura de Trabajo y en 1990 recaló en su actual puesto, el Juzgado de instrucción número 3 de Palma de Mallorca y de ahí no se ha movido, convirtiéndose así en el juez que más tiempo lleva al frente de un juzgado unipersonal en las islas. Adalid en la lucha judicial contra la corrupción política, saltó a la fama por ser el juez que instruyó la causa contra Jaume Matas, antiguo presidente del gobierno autonómico de las Islas Baleares. Y sobre todo, por la instrucción desde 2010, del llamado caso Nóos, con el que se ha granjeado una gran notoriedad entre la opinión pública, siendo el primer juez en la historia de España que imputaba a un miembro de la Casa Real. José Castro Aragón es "el juez valiente", no adscrito a ninguna asociación judicial, al que muchos admiran y otros critican, pero siempre apreciado por policías y compañeros. Pese a ello, Pepe Castro es un hombre discreto, que no puede evitar el que la gente le aplauda por la calle aunque esto no sea muy de su agrado. Independiente, sin activismo ni significación, es un hombre vocacional, minucioso y trabajador. Los autos de Castro se han caracterizado por el tono crítico de sus argumentos y la exigencia en las fianzas impuestas sobre los procesados. “Castro respeta y hace respetar la ley con severidad, y busca conocer la verdad a fondo", dice un fiscal de él. Y un compañero también dice: “Es imparcial, independiente, recto. Es de los mejores, estudia los temas y no se deja influenciar, actúa con libertad de criterio y da juego a las partes. También correcto, afable. No se arruga ni desfallece ante los casos complejos”. Con fama de infatigable entre policías y guardias civiles, el juez Castro asiste a registros a deshoras, tanto en el avispero del nido de drogas de Son Banya o pisando moqueta para buscar una caja fuerte en el palacete de Matas en Nochebuena. Y una cualidad importante en la impartición de la justicia: para él, los escritos judiciales deben ser respetuosos en los términos jurídicos y no farragosos y, en la medida de lo posible, entendibles para la ciudadanía porque en ocasiones -como en los caso que le han correspondido- el asunto tiene una gran trascendencia social. Un profesional por tanto accesible - también para los letrados- y que como bien dice su amigo Alfonso Gómez, ha evidenciado entereza, integridad y profesionalidad en el difícil ejercicio de su profesión judicial. Por su infatigable labor en el campo de la Justicia el Ateneo de Córdoba le premió con la Fiambrera de Plata en el año 2016.

Galería Fotográfica

Recibió la Fiambrera de Plata del año 2016 concedida por el Ateneo de Córdoba.