Luces de Navidad.gif
EL ATENEO DE CÓRDOBA LES DESEA A TODOS FELICES FIESTAS Y PRÓSPERO AÑO NUEVO



Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Desde las 18:00 horas del lunes 2 de noviembre ha comenzado a emitir el Canal del Ateneo de Córdoba en Youtube

CAC36 CANAL ATENEO DE CÓRDOBA.

Desde aquí haremos llegar las actividades que se realicen en el Ateneo
así como los actos, representaciones teatrales, recitales de poesía y conferencias de nuestra hemeroteca.

El canal está disponible en el enlace: https://youtu.be/H09BNMzeAJs

Actividades ya disponibles en el canal:

Presentación del Canal por parte de Antonio Varo Baena, Presidente del Ateneo de Córdoba

"Foro Jaime Loring de debate y conocimiento”, conferencia del ateneísta Rafael Jiménez, “AREAS DE MONTAÑA Y DESPOBLACIÓN”.

Lectura poética del ateneísta Antonio Flores Herrera.

Entrevista realizada a la ateneísta de honor Carmen Galán Soldevilla

Recital de poesía: Participan Balbina Prior, Ángela Mallén, y Joanna Mojón.

"Los Miércoles del Ateneo": Entrevista de Elena Cobos a la poeta y ateneísta Pilar Sanabria

CONVOCADOS LOS PREMIOS LITERARIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

VIII Premio de Relato Rafael Mir.

XXXVI Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Envíanos tus imágenes

Luis Zurdo Martín

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Luis Zurdo.jpg

Luis Zurdo Martín, comandante de la Guardia Civil. En la tarde del 18 de julio de 1936 se puso a las órdenes del coronel Ciriaco Cascajo, ya que su jefe superior el coronel Francisco Marín mantuvo una postura imparcial más bien progubernamental, pero sin actuar de manera efectiva, quedando acuartelados sus efectivos de la Guardia Civil.

Actuó aquella tarde como mediador entre Cascajo y el gobernador entreguista Antonio Rodríguez de León.

Quedó retenido, en el Gobierno Civil, por las fuerzas de la Guardia de Asalto, leales a la II República mandadas por el capitán Manuel Tarazona Amaya hasta la toma del Gobierno por los sublevados pocas horas después. El comandante Zurdo fue quién rindió al gobernador, obligando al capitán Tarazona amenazado con su pistola a que él mismo sacara la bandera blanca de la rendición.

Días siguientes al levantamiento fue propuesto, por el coronel Cascajo, como jefe de la comandancia de la Guardia Civil de Córdoba y nombrado Jefe de Orden Público el día 16 de agosto de 1936. Así definía a en ABC de Sevilla del 18 de agosto su nombramiento:

“…Todo cuanto hagamos será en beneficio de Córdoba y de nuestro querida Patria. La hordas marxistas amenazan destrozarla y convertirla en escombros, pero nosotros, los españoles de sangre generosa y ardiente como el sol, la volveremos a hacer grande, hermosa y magnífica….”

De inmediato empezaron los fusilamientos masivos que hasta esa fechas no se habían practicado, llegado a realizarse en aquellos días de agosto hasta un centenar de ejecuciones diarias. En su primer día de mandato fueron asesinados por fusilamiento al librero Rogelio Luque Díaz, el anciano líder socialista Juan Palomino Olalla el abogado Rafael Aparicio de Arcos, asesor del ya fusilado alcalde de Córdoba Manuel Sánchez Badajoz, el joven fiscal Gregorio Azaña Cuevas, sobrino del presidente de la República Manuel Azaña; en los días siguiente lo fue el presidente de la Diputación José Guerra Lozano, el profesor de música y director de del Centro Filarmónico “Eduardo Lucena” Aurelio Pérez Cantero, el escultor Enrique Moreno Rodríguez "El Fenómeno" o al perito Ángel Salinas Anchelerga perteneciente a las Juventudes Radicales hermano de Rafael Salinas Anchelerga, el que llegaría ser alcalde franquista de Córdoba, así como un interminable y macabro etc. de obreros, empleados municipales, de Correos y Telégrafos, republicanos y concejales que habían pertenecido al Frente Popular.

Luis Zurdo detuvo personalmente en el Hotel España Francia al eminente Dr. Sadí de Buen Lozano epidemiólogo de renombre internacional con el cargo de Inspector General de los Hospitales de la Cruz Roja que se encontraba ocasionalmente en la ciudad realizando un trabajo de inspección, llegando Zurdo a interrogar y llevándolo a la muerte.

Un poco más de un mes que estuvo bajo su mando la Jefatura de Orden Público se llevaron a las tapias de los cementerios a más de un millar de personas. Cesó de su cargo el 22 de septiembre de 1936 entregándole el mismo al que fuera el mayor sanguinario y represor en Córdoba el llamado Don Bruno.

Como recompensa a los servicios prestados Luis Zurdo fue nombrado Gobernador Civil de una ciudad andaluza.

El insigne catedrático don Rafael Castejón así lo definía:

“Zurdo era mala persona, vicioso y borrachín. Lo destituyeron porque decían todos los allegados al Glorioso Movimiento que no podía ser Jefe de Orden Público uno que estaba siempre en la taberna de San Miguel. Y nombraron a otro peor, Don Bruno”.
El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Cordobapedia, bajo licencia CC-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) y/o la licencia GFDL.