Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Cambio de la Junta Directiva del Ateneo de Córdoba

FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA
IX Premio de Relato Rafael Mir.
XXXVII Premio de Poesía Juan Bernier.
VIII Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2020 y Extraordinarias 2021, relación de homenajeados aquí.

¡Ayúdanos! Comienza una página

Magdalena de la Cruz

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

Sor Magdalena de la Cruz nació en Aguilar de la Frontera a finales del siglo XV, se cree que 1487. Su vida constituye una sucesión de hechos fantásticos, que alcanzaron tal popularidad que traspasaron nuestras fronteras.

Las fantasías de su vida están en relación con uno de los casos de posesión diabólica más famosos de España. Según sus biógrafos, sus primeros contactos con el demonio datan de cuando tenía cinco años de edad y a los siete se retiró a una cueva a orar.

Profesó como monja hacia 1505 en el convento de Santa Isabel de los Ángeles de Córdoba, donde su fama de visionaria y milagrera fue creciendo sin cesar. Se decía, por ejemplo, que sólo se alimentaba de la hostia que comulgaba. Fue priora de su convento en sucesivas elecciones en 1533, en 1536 y en 1539, alcanzando este establecimiento de religiosas gran notoriedad gracias a las dotes de sor Magdalena y a las extraordinarias cosas que, se decía, en él sucedían; entre otras, la presencia de Satanás bajo la forma de un hombre negro de aspecto horroroso.

Todo ello hizo que la Inquisición tomase cartas en el asunto y dictaminase todo lo que de superchería había en aquellos sucesos extraordinarios. Sor Magdalena fue procesada por el Santo Oficio en 1544 y condenada a reclusión perpetua en un convento de Andújar, pena que cumplió hasta su muerte, acaecida en 1564.

Su fama fue tal que el inquisidor general, don Alonso Manrique de Lara, la instó a que bendijese la canastilla en la que el futuro Felipe II fue llevado a la pila bautismal o que Jean Bodin incluyese su caso como ejemplo de posesión diabólica en España, en su famoso libro sobre demonología.

Referencias