Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Jueves, 20 de febrero, 20:00 horas. Conferencia y Docurama:
“Campos de Concentración Nazis”, a cargo de Antonio Barragán Moriana
e “Hijos de Mauthausem. Tres generaciones del exilio cordobés”,
a cargo de José Barrios Gómiz y Christine Andreu. Sede del Ateneo.

Abierta la convocatoria para presentar candidaturas a las Fiambreras de Plata 2020. El plazo finaliza el 28 de febrero.

VII Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo del VII Premio de Relato Rafael Mir.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Edita en una página

Noche de poetas

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
La buena gente es agradecida y humilde, y además tiene memoria. El olvido puede no ser imperdonable, pero la desmemoria casi siempre es sospechosa. La memoria agradecida es un signo de grandeza impropio de esta ciudad, tan dada a evitar compromisos laudatorios que deberían ser innegociables mediante la voluntaria inhabilitación de los mecanismos del recuerdo. Por eso resultan tan gratas iniciativas como la Noche de poetas organizada por el Ateneo de Córdoba el pasado jueves en Bodegas Campos, un lugar donde los acontecimientos parece que adquieren un realce especial.

Se trataba de homenajear a cuatro poetas (Juana Castro, Carlos Rivera, Soledad Zurera y José de Miguel) que, al margen de sus méritos literarios, han mantenido un estrecho vínculo con el Ateneo. El colectivo quiere, en la antesala de su vigésimo aniversario, agradecer la ayuda de una serie de escritores y artistas que han colaborado en su desarrollo. El próximo mes le tocará el turno a los artistas flamencos.

Fue un acto sencillo y sentido, como deben ser los homenajes que nacen del cariño y la espontaneidad. Juana Castro hizo de Juana Castro y, en su intervención, aseguró entre otras cosas que cuando lee la información de un congreso sigue fijándose en el número de participantes masculinos y femeninos; José de Miguel sorprendió con un poema sobre la primavera, compuesto el día anterior, que se encargó de leer Carlos Clementson; Carlos Rivera no dudó en decir que, después de tanto tiempo, se merecía el homenaje, y Soledad Zurera lamentó que su poesía permanezca inédita en gran parte. Y entre el público, profusión de buena gente. Amigos, conocidos, vecinos, gente cercana y sonriente, atenta y generosa, hermanada con el verso; nostálgicos, librepensadores, ateneístas, poetas de barrio que se arman un lío con las haches y las elles. Gente buena de Córdoba.

En la programación de este tipo de actos subyace el impulso de gratitud de Antonio Perea, presidente del Ateneo, hacia todos los que han participado en la consolidación del colectivo como uno de los grandes animadores de la vida cultural de la ciudad. Después de 18 años en la presidencia, Perea no quiere dejar su trabajo inconcluso. Ya ha conseguido una sede; ahora quiere saldar todas las deudas, tanto las económicas como las personales, y repartir abrazos entre todos los que confiaron en el Ateneo. Luego se irá sin hacer ruido, con la espalda marcada por las huellas de sus amigos y un amago de satisfacción en el sentimiento. Algún día habrá que hacerle un homenaje.
Alfredo Asensi
El Día de Córdoba, 24 de marzo de 2002