Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Edita en una página

Vicente Ballester Tinoco

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Vicente Ballester Tinoco.jpg

Vicente Ballester Tinoco nacido en Cádiz el 3 de junio de 1902 y muerto en aquella ciudad el 19 de septiembre de 1936, es uno de los más destacados anarcosindicalistas de Andalucía durante la Segunda República Española. Carpintero de profesión, empezó a destacar en la segunda década del siglo como activo sindicalista de la CNT. En este tiempo, con apenas veinte años, perteneció a la junta directiva del sindicato de la Construcción y comenzó a colaborar en "La Revista Blanca". Sería uno de los autores de la colección de novelas que bajo el título de "La Novela Ideal", publicó la editorial de la familia Urales (El último cacique, El asalto, La voz de la sangre y Escoria Social). Durante la Dictadura de Primo de Rivera, continuó con su militancia anarquista, como miembro del grupo "Germinal", e ingresó en la masonería, en 1926, en la logia Fermín Salvochea de la Gran Logia Española, con el nombre simbólico de Germinal. A esta logia pertenecieron algunos de los más destacados dirigentes obreros gaditanos de los años treinta. Entre otros, el libertario Francisco López Vera o el socialista Manuel Lápiz. También, durante esos años, fue uno de los iniciadores de la Sociedad Esperantista Gaditana, dando numerosas conferencias en centros obreros de la ciudad de propaganda del idioma inventado por el doctor Zamenhoff.

Cuando se proclamó la Segunda República, fue abandonando paulatinamente tanto su militancia específicamente anarquista como masónica para acabar dedicándose a las actividades sindicales. Secretario de la federación local de Cádiz, en septiembre de 1932 sustituyó a Miguel Mendiola en la secretaría general de la CNT andaluza. En representación de ella, participó en diciembre en los preparativos de la insurrección de enero de 1933 y fue el autor del folleto que publicó el anarcosindicalismo andaluz sobre la matanza de Casas Viejas (Han pasado los bárbaros). A mediados de 1934 se trasladó a Madrid como redactor del periódico "Cnt". Detenido durante los sucesos de octubre de 1934, Ballester inició un proceso que acabaría alineándose, dentro de las normas federativas de la CNT, con las posiciones defensoras de la unidad de acción con la UGT. Regresó a Cádiz en 1935, donde participó en la reorganización del sindicalismo cenetista de la ciudad, a la vez que participaba en numerosos mítines, reclamado por sindicatos de todo el país.

En 1936 firmó un pacto local de acción con los ugetistas que supuso de hecho la unificación del sindicalismo gaditano y que consiguió la incautación de los Astilleros de la ciudad a punto de cerrar. En mayo acudió al congreso de Zaragoza de la CNT donde fue miembro de la ponencia de normativa orgánica, y participó con Largo Caballero en un polémico mitin celebrado en la plaza de toros de Cádiz, donde expuso de forma pública su interpretación del acuerdo sobre la Alianza Obrera Revolucionaria suscrito por la CNT pocos días antes en la capital aragonesa. Al estallar la sublevación, fue uno de los defensores de la Casa de Correos donde permaneció hasta el desembarco de las tropas africanas en la ciudad. Oculto en casa de un compañero, fue detenido el 19 de septiembre, por una delación y, tras un simulacro de consejo de guerra, fusilado en los fosos de las murallas de Puerta Tierra en compañía del zapatero que le había ocultado.

El contenido de esta biografía incorpora material del libro Los andaluces del siglo XX de la colección Arca del Ateneo, escrita por José María Zapico Ramos.