Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Miércoles, 22 de marzo, 19:00 horas Tertulia Poética. Sede del Ateneo.

Lunes, 3 de abril, 19:30 horas presentación del libro de Javier Ortiz Díaz "VOCES".Sede Ateneo.

Martes, 4 de abril, 19:30 horas, Ciclo de Debates. Charla-Coloquio sobre
"Muerte Digna: Situación actual" a cargo de Luis Montes. Sede del Ateneo.



FALLO DEL IV PREMIO DE RELATO RAFAEL MIR

FALLO DEL PREMIO AGUSTÍN GÓMEZ DE FLAMENCO

Entregadas las Fiambreras de Plata 2016. Reportaje fotográfico




¡Ayúdanos! Inserta un vídeo

Francisco Solano

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
SFcoSolano.jpg

San Francisco Solano, franciscano evangelizador de América, nació en Montilla el 10 de marzo de 1549, en la calle Sotollón, y murió en Lima el 14 de julio de 1610. Fue bautizado en la parroquia de Santiago, donde se conserva su partida. Estudia las primeras letras con los Jesuitas y, tocado por la vocación religiosa, ingresa en el convento franciscano de San Lorenzo (Montilla), donde realiza el noviciado y toma hábito en 1569.

Trasladado al convento de la Recolección de Santa María de Loreto (Sevilla) para completar su formación, estudia filosofía y teología. Aquí se ordena y canta su primera misa el 4 de octubre de 1576. Su celo por la cura de almas le empuja a predicar sin desmayo, iniciando este ministerio precisamente en Montilla. Para entonces ya mostraba inquietud por la música, afición que creció siendo vicario de coro en Loreto, y compañera fiel después en su estancia sudamericana.

Desde Montilla prosigue su periplo misionero por la provincia, creándose un currículum nada desdeñable. Fue maestro de novicios en el convento de La Arruzafa (Córdoba, 1581). En 1583 lo encontramos en Montoro auxiliando a los afectados por la peste y contrayendo incluso la enfermedad, aunque sanó. En 1586 fue guardián de San Francisco del Monte (Adamuz, Córdoba).

Imagen de San Francisco Solano.jpg

A estas alturas de su vida, casi todos los pueblos cordobeses habían oído su palabra, creciendo su fama día a día. Una corta estancia (1587) en el convento de San Luis el Real en la Zubia granadina (donde fue recibido con gran admiración), y ya ronda en su cabeza la idea de marchar como misionero a tierras lejanas. Solicita trasladarse a África, aunque dicha petición se le deniega. No se arredra y en 1589 consigue figurar en el largo pasaje de franciscanos que, a petición de Felipe II, emigraban para evangelizar en el Nuevo Continente. Se embarca en Sanlúcar de Barrameda el 28 de febrero de 1589 y pisa suelo americano en 1590. Colombia, Panamá, Chile, Paraguay, Argentina, Perú y tantos otros lugares escucharon sus prédicas, estableciéndose finalmente en la capital del antiguo imperio incaico, donde se convierte en ferviente defensor de los indios y en predicador incansable hasta su muerte. Sus restos se conservan precisamente en Lima.

Los hechos sobrenaturales que se le atribuyen en vida y su generosa entrega a los demás motivaron su beatificación en Roma por Clemente X (25 de enero de 1675) y su posterior canonización por Benedicto XIII (27 de diciembre de 1726). Era el respaldo oficial de la Iglesia. Sin embargo, mucho antes de que Roma lo elevara a los altares, ya era reconocido como patrono de numerosas localidades americanas y benefactor de su ciudad natal. Montilla votó públicamente su patronazgo merced a la gestión conjunta promovida en tal sentido por los marqueses de Priego y los cabildos secular y eclesiástico el 14 de marzo de 1647 (para otros autores, el 25 del mismo mes). Su bula fue aprobada definitivamente por Benedicto XIV en 1745.

Referencia

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.