Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Jueves, 20 de febrero, 20:00 horas. Conferencia y Docurama:
“Campos de Concentración Nazis”, a cargo de Antonio Barragán Moriana
e “Hijos de Mauthausem. Tres generaciones del exilio cordobés”,
a cargo de José Barrios Gómiz y Christine Andreu. Sede del Ateneo.

Abierta la convocatoria para presentar candidaturas a las Fiambreras de Plata 2020. El plazo finaliza el 28 de febrero.

VII Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo del VII Premio de Relato Rafael Mir.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Edita en una página

Jacinto Higueras Fuentes

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Jacinto Higueras Fuentes.jpg

El escultor Jacinto Higueras Fuentes nació en la localidad jiennense de Santisteban del Puerto el 22 de febrero de 1877 y murió en Madrid el 20 de noviembre de 1954. Como en el caso de otros muchos artistas, una beca concedida por la Diputación de Jaén en 1884 le permitió marcharse a realizar estudios artísticos a Madrid, vinculándose en calidad de alumno a escultores como Agustín Querol y Mariano Benlliure. Casi enseguida empieza a concurrir a exposiciones, obteniendo mención honorífica en la Nacional de 1897.

En 1910 recibió una segunda medalla en la Exposición Nacional de ese año, a la que había presentado un fragmento en yeso del que luego sería su monumento a las Navas. A raíz del éxito logrado, decide independizarse y abrir taller propio dos años más tarde en 1912; la decisión fue un total acierto, y muy pronto consiguió tener una buena clientela, que le permitió durante toda su trayectoria profesional la realización de un buen número de monumentos. Participó con cierta frecuencia en exposiciones de varios países; prueba de ello son la medalla conseguida en la Internacional de Panamá de 1916, y la primera medalla de la Exposición Nacional de 1920.

En 1942 obtuvo el premio extraordinario de la Exposición de Barcelona y dos años despues, en 1944, fue elegido miembro numerario de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, versando su discurso de ingreso sobre la figura del también jiennense Juan Martínez Montañés.

Entre los distintos géneros que cultivó destaca el diseño de monumentos, singularmente el de las Batallas, en Jaén, y el de las Navas de Tolosa, y en segundo lugar, la escultura religiosa, pues partiendo de la tradición andaluza, supo encontrar un nuevo camino expresivo, acorde con las tendencias vanguardistas de su tiempo y alejado de las fórmulas barrocas. Prueba de ello son los Crucificados de la Catedral de Jaén y de Pedro Abad (Córdoba), realizados en madera policromada.

El contenido de esta biografía incorpora material del libro Los andaluces del siglo XX de la colección Arca del Ateneo, escrita por Alberto Villar Movellán.