Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Nueva Junta Junta Directiva del Ateneo de Córdoba

Lunes, 26 de septiembre, 20:00 horas. Sede del Ateneo. Conferencia: "El Yacimiento arqueológico de torreparedones. 5000 años de historia".
A cargo de José Antonio Morena López, arqueólogo municipal de Baena. Presenta José Luis García Clavero, coordinador de la sección de Historia del Ateneo de Córdoba. .

CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA
X Premio de Relato Rafael Mir.
XXXVIII Premio de Poesía Juan Bernier.
VIII Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2022, relación de homenajeados aquí.

¡Ayúdanos! Envíanos tus imágenes

Ludovico Pío

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

Luis I, llamado el Piadoso (Latín Ludovicus Pius; Chasseneuil, junio/agosto de 778 - Ingelheim del Rin, 23 de junio de 840) fue rey de Aquitania (781-814), co-emperador (813-4) y Emperador de Occidente y rey de los francos desde el 28 de enero de 814 hasta su muerte, con excepción del periodo comprendido entre 833 y 834, en que fue desposeído por sus hijos.

Hijo y sucesor de Carlomagno, en su reinado el Imperio Carolingio comenzó un rápido declive, alimentado por las disputas sucesorias con sus hijos, que se trocaron en abierta guerra civil.

Al frente del gobierno de Aquitania se le encomendó la defensa de la frontera suroeste del Imperio de su padre. Conquistó Barcelona a los musulmanes (801) e impuso la autoridad imperial sobre Pamplona y el País Vasco (813). Como emperador, numerosas catástrofes marcaron el comienzo de su reinado, en especial el trato brutal que dispensó a su sobrino Bernardo; el acto de contrición que realizó a causa de ello mermó considerablemente su autoridad e influencia.

Pretendió incorporar a Lotario (co-emperador desde 817), Pipino y Luis en la administración y trató de establecer una división adecuada entre ellos bajo la supremacía de Lotario. Cuando intentó agregar a un cuarto, Carlos el Calvo, los hijos mayores se rebelaron y lucharon por obtener la supremacía. La muerte de Pipino en 838 y la del propio Luis no detuvieron la lucha por el Imperio entre los tres hermanos restantes, que finalizaría con el Tratado de Verdún en 843.

Nacimiento y reino de Aquitania

Eginardo y el cronista anónimo conocido como Astronomo escriben que Luis nació en la villa de Cassinogilum mientras Carlomagno se encontraba de campaña en España; el lugar ha sido identificado con Chasseneuil. Era el tercero de los hijos que Carlomagno tuvo con Hildegarda.

Coronado Rey de Aquitania (781), se le envió alli a los tres años acompañado de regentes y cortesanos; Carlomagno le cedía el ducado con el objeto de consolidar la defensa del territorio tras la derrota en Roncesavalles (778).

En 794 el monarca le construyó cuatro villas que servían de residencia de invierno: Doué-la-Fontaine (Anjou), Ebreuil (Allier), Angeac-Charente, y Cassinogilum; la intención del monarca era que sus herederos crecieran rodeados de las costumbres de cada territorio, y adoptaran la vestimenta tradicional del mismo. A causa de ello se les envió a sus respectivos reinos a una edad tan temprana. Cada reino era el responsable de mantener sus fronteras; Luis debía defender la Marca Hispánica. En 797 los francos tomaron Barcelona - la ciudad más importante de la Marca - cuando su gobernador[2] se rebeló contra Córdoba y se la cedió a los invasores. No obstante, las autoridades omeyas reconquistaron la ciudad dos años más tarde. Decidido a mantener el control sobre la ciudad, marchó con todos los soldados de su reino, además de los de Gascuña - liderados por Sancho I - los de Provenza - liderados por Leibulf - y los visigodos de Bera. Asedió la ciudad durante dos años hasta que capituló en 801. Aunque no se le había concedido independencia de la autoridad central, envió expediciones militares lejos de sus dominios en más de una ocasión; entre sus campañas más importantes se encontraba la de Benevento (Mezzogiorno). En virtud de la tradición franca Carlos debía dividir los territorios del Imperio entre sus tres herederos: Luis, Carlos - rey de Neustria - y Pipino - rey de Italia. En la Divisio Regnorum (806) Carlos nombraba a Carlos su sucesor al trono al cederle la administración de Neustria y Austrasia, a Pipino le concedía la Corona Férrea y a Luis Aquitania, Septimania, Provenza y ciertos territorios borgoñones. Tras la muerte de sus hermanos - Pipino (810) y Carlos (811) - Luis fue nombrado co-emperador (813). Muerto Carlos, heredó la totalidad del reino franco - con la única excepción de Italia- y todos sus bienes.

Emperador

Tras enterarse del fallecimiento de Carlomagno, Luis se trasladó a Aquisgrán; allí se coronó soberano de los francos. Finalizada la ceremonia, la nobleza le aclamó como Imperator Ludovicus.

Sus ministros más importantes eran Bernardo de Septimania y Ebbon; a este último le concedió el arzobispado de Reims aunque era descendiente de un siervo. Asimismo, conservó ciertos ministros de Carlos: Elisachar - abad de San Maximino (Tréveris) - e Hildeboldo - arzobispo de Colonia. Durante su reinado sustituirá a Elisachar por Hildwin, otro abad.

Benito de Aniane, un visigodo de Septimania, fue el responsable de la reforma de la iglesia francesa en virtud de la cual los monasterios del reino se adherían a la Regla de San Benito - llamada así en honor a su creador, Benito de Nursia (480 - 550). En 816, Esteban V - que había sucedido a León III - visitó Reims y coronó a Luis; de este modo aumentaba la influencia eclesiástica al reconocer su importancia en las coronaciones imperiales.

Ordinatio imperii

El Jueves Santo de 817 se derrumbó una sección de la capilla palatina de Aquisgrán mientras el monarca se encontraba en su interior, causando la muerte de numerosos cortesanos. Tres meses después el emperador elaboró un ordinatio imperii.[5] Aunque ya había concedido a Lotario y a Pipino los territorios de Baviera y Aquitania respectivamente - sin cederles, no obstante, los títulos reales - con este decreto el Imperio quedó dividido entre sus tres hijos y su sobrino Bernardo:

  • Luis coronó a Lotario co-emperador en Aquisgrán. Tras la muerte de Luis tendría autoridad sobre la mayoría de los territorios imperiales[6] y sobre sus hermanos y su primo.
  • Bernardo, heredero de Pipino de Italia, fue confirmado como rey de Italia, un título que Pipino había heredado de Carlomagno.
  • Pipino obtuvo el reino de Aquitania. Sus dominios incluían Gascuña, la marca alrededor de Toulouse, amen de los condados de Carcasona, Autun, Avallon y Nevers.
  • Luis, el hijo menor, fue nombrado rey de Baviera, así como señor de las marcas adyacentes al mismo.

El ordinatio imperii establecía que si uno de los monarcas subordinados moría le sucederían sus herederos; en el caso de que un monarca falleciera sin descendencia Lotario recibiría sus dominios. Por otro lado, si Lotario moría sin herederos «el pueblo» elegiría a su sucesor. El Imperio debía continuar unido; como consecuencia, el emperador tenía autoridad sobre los otros reyes, cuya obediencia era obligatoria. Con este decreto se trató de aunar el sentido de unidad imperial con concesiones de territorios a todos sus descendientes. Rompiendo con la tradición[7] Luis elevó a Lotario por encima de sus hermanos menores al concederle autoridad sobre la mayoría de los territorios imperiales.

Rebelión de Bernardo

El ordinatio imperii convirtió a Bernardo en señor de Italia, aunque el dominio del reino mediterráneo quedaba subordinado a las determinaciones de Lotario. Disconforme con la decisión de Luis, Bernardo comenzó a conspirar con el objeto de obtener la independencia de sus territorios. Cuando se enteró de las intenciones de su sobrino, el emperador ordenó a sus tropas marchar sobre Italia; como consecuencia, el hasta entonces monarca italiano accedió a entrevistarse con él en Chalon-sur-Saône, dónde se rindió. Tras la firma del acuerdo, Luis ordenó el traslado de Bernardo a Aquisgrán, dónde se le acusó de traición y condenó a muerte. Finalmente, el emperador conmutó la condena ordenando a sus hombres que le cegaran; Bernardo no sobrevivió a la experiencia y murió a los dos días. Asimismo, tras acusarle de estar entre los sediciosos, se encerró a Teodulfo de Orleans[8] en un monasterio, donde murió.[9] El sino de su sobrino marcó al emperador durante el resto de su vida.

En 822 sus convicciones religiosas le llevaron a hacer penitencia por el asesinato de Bernardo; la ceremonia se llevó a cabo en su residencia de Attigny - cerca de Vouziers (Ardenas) - ante el Papa Pascual I y un concilio de eclesiásticos reunidos. Asimismo, el monarca se reconcilió con sus tres hermanastros: Hugo, abad de San Quintín; Drogo, obispo de Metz; y Teodorico. Su acto de contrición, con el que trataba de emular al emperador Teodosio, mermó enormemente su crédito como líder, ya que, además de lo anteriormente referido, el monarca dio cuenta de numerosos delitos menores llevados a cabo durante su reinado. Como muestra de arrepentimiento se liberó de su encierro a Wala y a Adalardo.

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.