Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

14 al 20 de noviembre, se celebrará la I Semana Literaria 2017 del Ateneo de Córdoba.

Martes 1: Club de Lectura Café con Letras.
Miércoles 15:Tertulia Poética - Homenaje a Antonio Almeda.
Viernes 17: Presentación del Libro de relatos de Mª Teresa Morales titulado "La frontera impalpable".
Lunes 20: Ciclo "Poetas en el Ateneo", con Restituto Núñez Cobos.


Club de Lectura Café con Letras del Ateneo, próximo libro a comentar
para noviembre "La canción de Dorotea", de Rosa Regás.



FALLADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA:

Fallo XXXIII Premio de Poesía Juan Bernier
Fallo V Premio de Relato Rafael Mir
Fallo VI Premio Agustín Gómez de Flamenco
Entregadas las Fiambreras de Plata Año 2017
en el Real Círculo de la Amistad.

¡Ayúdanos! Edita en una página

Manuel Castillo

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Manuel Castillo.jpg

Nacido en Sevilla el 8 de febrero de 1930, el pianista y compositor Manuel Castillo Navarro-Aguilera fue la figura dominante de la vida musical andaluza durante la segunda mitad del siglo XX, así como uno de los nombres esenciales en la creación musical contemporánea. Cronológicamente, se le inserta en lo que se ha llamado Generación del 51.

Discípulo de Antonio Panteón y Norberto Almandoz en su ciudad natal, tuvo luego como principales maestros, de piano y de composición, a Antonio Lucas Moreno y Conrado del Campo, en el Conservatorio de Madrid, y a Lazare Levy y Nadia Boulanger, en París. Consumado pianista, ha sido la composición, no obstante, su principal vocación y el objeto de mayor quehacer en su vida artística, desempeñando la cátedra de esta especialidad en el Conservatorio hispalense –del que fue director entre 1964 y 1973- durante más de treinta años.

Su producción musical, que abarca los más variados géneros, muestra la evolución del arte ecléctico del compositor sevillano, desde unas primeras obras de estilo y carácter próximos al nacionalismo, a páginas posteriores en las que se sirve de medios expresivos más actuales y vanguardistas, aunque siempre sin renunciar a un lenguaje muy personal e independiente y, por tanto, de difícil encasillamiento.

Dentro de su catálogo, la obra pianística adquiere especial relevancia a lo largo de toda su vida compositiva: desde la juvenil Sonatina (1949) a Perpetuum (1992), la nómina de obras para piano de Castillo incluye páginas excepcionales como los tres conciertos (1953, 1966 y 1967), la muy interpretada Tocata (1952), Preludio, diferencias y tocata sobre un tema de Albéniz (1959) –Premio Nacional de Música ese año- o la monumental Sonata (1972).

De sus obras orquestales destacan las tres sinfonías (1969 y 1992), Cuatro cuadros de Murillo (1982), para orquesta de cuerdas, y varias obras concertantes, como el Concierto para dos pianos (1984) –además de los tres ya citados-, el Concierto para violonchelo (1985) y el Concierto para guitarra (1990).

Otras obras sobresalientes de Manuel Castillo son los Cinco sonetos lorquianos (1956), para tenor y orquesta de cámara, la Sinfonía para órgano solo (1991) –culminación de su rica literatura para órganos-, los dos tríos para piano, violín y violonchelo, y las sonatas para violín y piano (1962) y violonchelo y piano (1974).

Falleció en Sevilla el 1 de noviembre de 2005.

El contenido de esta biografía incorpora material del libro Los andaluces del siglo XX de la colección Arca del Ateneo, escrita por Juan Miguel Moreno Calderón.