Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Nueva Junta Junta Directiva del Ateneo de Córdoba

Programa de la Semana Cultural "Córdoba de Gala"

Viernes, 27 de enero, 19:30 horas presentación del poemario "Entre perros y ángeles", de Luis María Pérez (Ganador del XXXVIII Premio Juan Bernier de poesía).
Presenta la ateneísta y poeta Pilar Sanabria.

Lunes, 30 de enero, 19:00 horas, presentación del libro "La Herida de Leopoldo de Luis en el Paraíso del Sur" de Juan Ignacio Trillo Huertas.
Intervendrán el autor y Jorge Urrutia (Catedrático Emérito de la Universidad de Madrid Carlos III). Presentará el acto el Vicepresidente del Ateneo y poeta Manuel Gahete. Sede del Ateneo.

Martes, 1 de febrero, 19:30 horas se presentará el relato "Así, la vida" del narrador, escultor y poeta Ramón Rodríguez Pérez (Ganador del Premio X Concurso de Relatos "Rafael Mir").

CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA
X Premio de Relato Rafael Mir.
XXXVIII Premio de Poesía Juan Bernier.
IX Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2022, relación de homenajeados aquí.

¡Ayúdanos! Envíanos tus imágenes

Pedro Moreno Romero

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Pedro Moreno Romero.jpg

El militar Pedro Moreno Romero nació en La Victoria, Córdoba, en 1857. En 1875 se incorporó al servicio militar, siendo enviado a los ejércitos del norte que combatían en Navarra y las Vascongadas, con la categoría de alférez de la milicia nacional, por lo que siempre sería conocido por el apelativo de "El Alférez". Luchó con arrojo y valentía en los combates de Airrocán, Domeño, Repodas, ermita de San Cristóbal y levantamiento del cerco de Pamplona, así como sobre la línea Álava-Villarreal y en la gran batalla de Elgueta, obteniendo la medalla de Alfonso XII, con los pasadores de Miravalles, Uría y Elgueta.

Trasladado al ejército de las Filipinas, con el grado de teniente, es enviado a la isla de Mindanao a combatir contra los moros rebeldes de la laguna de Lanao, los más feroces guerreros de las islas, que estaban a punto de apoderarse de la ciudad de Iligán, derrotándolos y haciéndoles volver a sus territorios; fue recompensado con la cruz del mérito militar de primera clase. Vuelto a Manila, al estallar la insurrección de los tagalos, lucha contra estos, defendiendo los puntos de San Juan del Monte, Gallera de Santa Misa y Mandalaya, con lo cual salva el barrio de Sampaloc. Luego se le envía a Santa Cruz de la Laguna, donde conquista el poblado de Pila y defiende a la propia Santa Cruz, llegando al combate cuerpo a cuerpo, con lo que gana su segunda cruz al mérito militar. Tras contribuir a levantar el cerco tagalo de Montilupa y romper el bloqueo de la plaza de Tunasán, parte con la columna del general Lachambre y se lanza al asalto de Santo Domingo de Silang, que es conquistado; su arrojo y valentía le valen la tercera cruz. La cuarta la obtiene en la conquista de Dasmariñas, y la quinta en la de Salitrán y en la lucha al arma blanca para apoderarse de las trincheras de Anabó. Participa después en la toma de los lugares de Presa-Molino, Imus, Bacoor, San Nicolás y Noveleta. Las luchas y conquistas de Malabón, Santa Cruz y Rosario le valen la sexta cruz, y por la conquista de Amadeo, Alfonso, Méndez Núñez y Bailén, se le otorga la séptima.

Rota la efímera paz de Biac-na-bató, se reanudan los combates y defiende los depósitos de agua de San Juan del Monte y Santolán. Lucha heroicamente en la defensa de la capital, Manila, mandando la subdivisión del sector de Malate, hasta casi el exterminio de sus tropas por el fuego de los insurrectos y la escuadra americana, conservando casi todo el territorio de Malate cuando el capitán general, Fermín Jáudenes, ordenó la rendición y casi todos los demás sectores habían capitulado. El ascenso a capitán y la cruz de la orden de María Cristina, de primera clase, fue el premio a su magnífico comportamiento. Ya retirado del servicio se le ascendió a comandante.

Referencia