Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

ATENCIÓN QUEDAN SUSPENDIDOS TODOS LOS ACTOS Y ACTIVIDADES PROGRAMADAS. SE COMUNICARÁ SU REINICIO.

II JORNADAS CULTURALES FLAMENCAS “EL TOTO” DEL ATENEO DE CÓRDOBA.APLAZADAS

Viernes 13 de marzo, las 19:30 horas: Concierto Trío ARCAMO:
Libertad Arce (piano). Juan Carlos Carrillo (flauta). Mariló Moreno (clarinete). Lugar: Real Círculo de la Amistad.APLAZADO

Lunes 16 de marzo, 19:30 horas. Ciclo POETAS EN EL ATENEO: recitará el poeta malagueño José Sarria.
Presenta Manuel Gahete. Sede del Ateneo.APLAZADO

Jueves 19 de marzo. 19:30 en la sede del Ateneo. Conferencia de Pepe Carmona: "Preludios del toque en la Córdoba del siglo XIX".
Al cante: Lucía Leiva. A la guitarra: David Navarro.APLAZADO.

CONVOCADOS LOS PREMIOS LITERARIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

VIII Premio de Relato Rafael Mir.

XXXVI Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Envíanos tus imágenes

José Llerena Ramos "El Chato de la Isla"

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
El Chato de la Isla.JPG

El cantaor José Llerena Ramos, más conocido por su nombre artístico El Chato de la Isla, nació en San Fernando (Cádiz) el 26 de junio de 1926. Falleció el día 5 de agosto de 2006 en el pueblo de Fuenlabrada (Madrid) donde tenía su residencia. Se encontraba enfermo desde hacía tiempo, sufrió un infarto sobre las dos de la tarde mientras daba un paseo, fue trasladado hasta el hospital de Leganés (Madrid). Las banderas oficiales del Ayuntamiento de San Fernando ondearon a media asta en memoria de José Llerena Ramos, (Chato de La Isla), por su fallecimiento a la edad de 80 años, Hijo Predilecto de San Fernando (Cádiz). El presidente de la peña flamenca que lleva su nombre, Luis de Celis, confirmó el fallecimiento.

Su vida artística empezó cuando tenía siete años, cantando en los tranvías que hacían el trayecto de San Fernando a Cádiz, por la voluntad de los viajeros que le solían dar algunas pesetas. La mayor parte de su vida artística se desarrolló en las reuniones de cabales, principalmente en la Venta de Vargas de su pueblo natal de San Fernando. Se trasladó a Madrid en el 1962, para formar parte del tablao Las Brujas, trabajó mucho tiempo en el tablao Los Canasteros de Manolo Caracol, estando convencido de que fue un monstruo, el mejor cantaor de los que él había escuchado en su vida

En 1972 fue su primer gran reconocimiento público, al ser nombrado Personaje Popular, por el diario Pueblo, realizó grabaciones discográficas con grandes guitarristas de su época y del momento, algunas con las guitarras de Paco Aguilera, Manolo Sanlúcar, Paco de Lucía, Ramón de Algeciras. Grabó con Moviplay en 1971 con la guitarra de Rafael de Jerez, también a llevó a cabo la grabación de nuevos discos junto a las guitarras de Paco de Lucía y Enrique de Melchor. Sus títulos más significativos son El cuarto de los cabales (CBS), (1972); como Grandes cantaores de flamenco (Philips) (1994), y Cultura Jonda Vol. 4 (Fonomusic), (1999). Ha sido un cantaor muy completo en todos los estilos. El repertorio de El Chato de la Isla era muy amplio: de los martinetes a las tonás, destacando por alegrías, cantiñas, los cantes festeros por tangos, rumbas y bulerías, sobre todo único y perfecto en las malagueñas del Mellizo, como todos los cantes de Levante y los cantes de ida y vuelta como las milongas y las guajiras, muy perfecto en la soleá y la seguiriya, como la saeta y el fandango, por lo que está considerado un excelente profesional. Seguidor de la escuela caracolera por fandangos, a los que le daba una entrada a estilo árabe, por lo que los aficionaos le pedían que interpretara sus fandangos moros.

A partir del año 1970, El Chato de la Isla abandona los tablaos para ofrecer recitales en peñas flamencas y centros culturales, participando también en importantes festivales, entre ellos, en la II Cumbre Flamenca en el teatro Goya de Madrid (1985), como en las Noches Flamencas del Círculo de Bellas Artes (1986). A mediados de los años ochenta se le comenzó a dar un destacado relieve de prestigio, como cantaor importante en los eventos madrileños, siendo invitado y requerido en festivales y recitales por Andalucía. En 1995 en su ciudad de San Fernando se le nombró Hijo Predilecto. Nos quedamos con el recuerdo de uno de los cantaores más completo de la historia del flamenco y una de las voces más flamencas y profundas.

El biógrafo José María Ruiz Fuentes ha escrito: “Mi primer encuentro con el Chato de la Isla fue por 1976, le vi por primera vez en la Gran Vía de Madrid, iba solo y le paré para saludarle con mucha alegría por mi parte, me recibió con una amabilidad fuera de lo común, me abrazó con mucha bondad, y me ofreció que fuera a verlo al tablao Las Brujas, donde actuaba. Me ofreció su casa dándome su tarjeta, que por cierto viviendo yo en Parla muy cerca de él, nunca pude ir a verle cosa que no me perdono, por la persona tan sencilla amable y cariñosa como era, con un corazón que no le cabía en el pecho. Luego, en 1986, le volví a ver en la Peña del Chaquetón, donde solía ir muy a menudo. Como sabia que me gustaba mucho el cante me dedicó una malagueña del Mellizo, donde aquella misma noche también se encontraba el Chaquetón, por eso mismo puso todo su arte para toda la afición, pues era un cantaor de los pies a la cabeza, único con los cantes de su tierra gaditana”.

Fuente