Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Solicita artículos no redactados

María Barbudo Torres

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Maruja Barbudo Torres.jpg

María Barbudo Torres (Córdoba (1908 - Sevilla, 27 de marzo de 2000). Su niñez y adolescencia transcurrieron en un ambiente bucólico ya que sus padres poseían una finca en la sierra cordobesa donde pasaba largas temporadas, nutriéndose de la esencia de Sierra Morena y de las historias que le contaban los caseros de la finca. Historias y ambiente que esta dama de la burguesía cordobesa guardó muy dentro de su corazón de poeta, y le sirvieron más tarde de referente a la hora de crear ella sus propias historias y poesías, con las primeras deleitaba a muchos contándolas de viva voz, y sus poesías gustaba regalarlas.

Cuando Maruja Barbudo conoció al que años más tarde sería su marido estaba trabajando de funcionaria. Tras un feliz tiempo de noviazgo se casaron, siendo él el distinguido escultor cordobés José Fernández Márquez. A lo largo de su vida matrimonial, en la que no tuvieron descendencia, ella fue la más leal admiradora y entregada colaboradora de su marido en cuanto a organizar exposiciones, entre ellas la más destacada, la Exposición de Sevilla, donde participó él con sus esculturas en 1929.

Después de la muerte de su marido aflora en Maruja Barbudo esa capacidad poética que llevaba prendida en su corazón. También sentía una innata inclinación por la pintura, entre varias obras creó, en 1984, la portada del primer número de la Revista Femenina Literaria Wallada, Asociación de la que fue cofundadora con otras reconocidas poetas de Córdoba.

Antes de la muerte de su marido no había editado nada, sería uno de sus hermanos, Rafael, el que tras haber leído varios poemarios suyos la indujo a que editara. Hoy, gracias a aquella iniciativa del hermano podemos contar, entre otras, con dos destacadas publicaciones: En tus manos y Antes que llegue el silencio.

Colaboró, además de la revista Wallada, en diversas publicaciones y en prensa, así como en juegos florales, donde resaltaba por su simpatía, belleza y distinción. Introdujo a muchas mujeres en el mundo de la poesía, entre ellas a Lola Peña, con la que conservó siempre una buena amistad, la que también tuviera con otra de nuestras grandes de la literatura, Concha Lagos y los componentes del grupo Cántico, entre ellos Pablo García Baena y Miguel del Moral, incluida la musa del grupo Josefina Liébana. De igual modo cultivó la amistad con la familia del gran torero Rafael Guerra, la de Julio Romero de Torres y la del poeta Morales Rojas., siendo vecina en la misma casa de este último.

Contaba más de noventa años cuando una rotura de cadera la apartó del entorno cordobés ya que sus sobrinos, al saber que se encontraba en mal estado se la llevaron a vivir con ellos a Sevilla donde éstos vivían y donde Maruja Barbudo moriría a los 92 años el 27 de marzo de 2000, pero sus restos mortales descansan en un panteón familiar del cementerio de Nuestra Señora de la Salud.

El contenido de esta biografía incorpora material del libro Mujeres de Córdoba de la colección Arca del Ateneo.