Rebeca Iturbide

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

Rebeca Iturbide (El Paso, Texas; 21 de mayo de 1924 - †Ciudad de México, México; 15 de abril de 2003), fue una actriz de la época de oro del cine mexicano, considerada en su tiempo la versión mexicana de Vivien Leigh, celebre protagonista de Lo que el viento se llevó.

Biografía

Rebeca de Iturbide Betancourt nació el 21 de mayo de 1924 en El Paso, Texas, Estados Unidos, hija de padres mexicanos, pertenecientes a familias acomodadas (según algunas fuentes su padre estaba relacionado con el primer emperador mexicano Agustín de Iturbide). Pasó su infancia entre México y Estados Unidos, a finales de los años cuarenta Rebeca en plenitud de su belleza, fue observada por un cazatalentos de la productora cinematográfica Filmex, que le ofrece, en 1949 una pequeña participación personificando a una modelo en la película Doña Diabla protagonizada por María Félix, Víctor Junco y Perla Aguiar y dirigida por Tito Davison, mismo que le da un papel más importante en La mujer que yo amé, al lado de la bella Elsa Aguirre.

Sus primeras grandes oportunidades le llegaron en el año 1951 cuando protagoniza Pecado, al lado de Rodolfo Acosta y tiene una participación en una de las mejores cintas de Germán Valdés Tin Tan: El Revoltoso, en la que logra una excelente mancuerna al lado del genial cómico, tanto que el siguiente proyecto que harían juntos sería en plan estelar con ¡Ay amor… cómo me has puesto!, que originalmente sería ¡Ay amor…cómo me has ponido!, pero la censura presionó para que no se titulara así. Sus siguientes proyectos permitieron a Rebeca trabajar con los grandes de la época como Leticia Palma, Carmen Montejo, Andrea Palma y Ramón Gay, en la multiestelar Mujeres sin mañana (1951), con Jorge Negrete, Andrés Soler y Wolf Ruvinskis en Los tres alegres compadres (1952), con Pedro Armendáriz en La noche avanza (1952) de Roberto Gavaldón, considerada entre las 100 mejores películas en la historia del cine mexicano, con David Silva y Luis Aguilar en Póker de ases (1952), con Irasema Dilián en Las Infieles (1953) y con Cantinflas en El señor fotógrafo (1953).

Paralelamente a su carrera en el cine, en donde incluso llegó a filmar en producciones de Hollywood con pequeños papeles, Rebeca se dedica al teatro y proyectos en televisión, inclusive escribe el guión de la película Raíces en el infierno (1965). En 1976 a raíz de un accidente sufre una fractura en la columna vertebral, por lo que decide retirarse, descansando en la casa de su hija Virginia en Cuernavaca. Los últimos 6 años de su vida los pasó recluida en la casa del actor de la ANDA, donde participa activamente en las labores y mejoras del lugar; hacía exposiciones de sus pinturas para venderlas y así ayudar a sus compañeros retirados.

Rebeca tuvo cuatro hijos; tres de ellos con el tenista Federico Sendel: la conocida periodista Virginia Sendel, presidenta de la Fundación Michou y Mau, Institución de Asistencia Privada (IAP) que ayuda a niños mexicanos quemados, creada a partir de que su hija Michelle (a quien llamaban cariñosamente Michou) y su nieto Mauricio fallecen en un incendio; y sus gemelos Jorge y Federico; su otro hijo es Eduardo Torres Izabal. En marzo de 2003 tuvo que ser internada en el Hospital Santa Elena de la Ciudad de México. Falleció el 15 de abril de 2003 a causa de un paro respiratorio a los 78 años de edad. A petición de Rebeca, sus cenizas fueron esparcidas en el lago de Pátzcuaro en Michoacán, México en una sencilla ceremonia familiar, por sus hijos Jorge, Federico, Eduardo y Virgina.

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.