Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA
FALLADO II CERTAMEN DE RELATO CORTO RAFAEL MIR-ATENEO DE CORDOBA:
ha resultado ganadora la obra titulada “Los días de Julia”, de Pablo José Conejo Pérez, de Madrid.

FALLADO EL XXX PREMIO JUAN BERNIER DE POESÍA:
ha resultado ganadora la obra titulada “Contrastes”, de Ignacio Caparrós Valderrama, de Málaga.

Final III Premio Agustín Gómez de Flamenco del Ateneo modalidad Cante:
próximo 4 de diciembre, Salón Liceo del Círculo de la Amistad, a las 21:00 horas.

¡Ayúdanos! Edita en una página

El latir cordobés de un siglo en Bodegas Campos

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Cien años‭ de existencia son una‭ ‬hermosa razón para rendir homenaje‭ ‬a persona o institución que‭ ‬durante este largo tiempo ha mantenido su razón de ser con admirable estoicismo‭ ‬soslayando las dificultades y vicisitudes‭ ‬inherentes‭ ‬a cualquier recorrido de tan amplia‭ ‬trayectoria

Esta centuria‭ ‬ha sido rica y fructífera,‭ ‬no exenta de obstáculos,‭ ‬para‭ ‬este establecimiento que desde hace tiempo forma parte‭ ‬inseparable de los‭ ‬rasgos inconfundibles de lo mejor de la personalidad‭ ‬cordobesa.‭

Si a principios de siglo,‭ ‬la bodega en su aspecto mas tradicional,‭ ‬formaba parte de la cotidianidad de aquellos días enclavada armoniosamente‭ ‬en la arquitectura de la‭ época,‭ ‬hay que congratularse‭ que la piqueta respetara este templo del vino‭ ‬manteniéndose como lugar sagrado para todo aquel‭ ‬que desde la nostalgia rememora ese periodo sumido en el recuerdo,‭ ‬donde la clásica taberna‭ ‬era uno de los importantes centros neurálgicos de la ciudad y nuestra peculiar filosofía y forma de entender la vida‭ ‬encontraban el hábitat perfecto‭ ‬para su mejor desenvolvimiento.‭ ‬Estar hoy‭ ‬en Bodegas Campos es sentir‭ ‬el pulso de un corazón fuerte,‭ ‬nacido en un‭ difícil tiempo‭ ‬pero‭ ‬superando‭ ‬dificultades y consiguiendo,‭ ‬sin perder nunca de‭ ‬vista‭ ‬su pasado,‭ ‬adaptarse al momento actual,‭ ‬dando como resultado‭ ‬este‭ ‬vivificante ejemplo de lo que tiene que ser un negocio que armoniza con parámetros‭ ‬empresariales de hoy,‭ ‬tradición‭ ‬y eficacia gestora.‭ ‬Es como retroceder en el túnel del tiempo‭ ‬para sumirse en ese legado de la primera mitad del pasado siglo recreándose en el gusto por la conversación pausada,‭ ‬sentenciosa,‭ ‬ponderada‭, ‬intercalada de breves‭ ‬silencios,‭ ‬que son como preludios‭ ‬que marcan la antesala‭ ‬de nuevas interlocuciones desde el sosiego y la reflexión,‭ ‬hoy‭ ‬más necesarios que nunca,‭ ‬con el objetivo de actuar de‭ ‬bálsamos‭ ‬insustituibles‭ ‬para contrarrestar el ritmo‭ ‬de la vida actual con su séquito de prisas e incertidumbres.‭ ‬Y así,‭ ‬para reconciliar pasado y presente‭ ‬se ha‭ ‬llegado de manera inteligente a la materialización de un proyecto‭ ‬que unifica sabiamente todo eso,‭ ‬consiguiendo con‭ ‬su personal‭ ‬cualidad arquitectónica y‭ ‬su‭ ‬notoriedad gastronómica,‭ ‬marcar un‭ ‬tono diferenciador con la oferta rica y‭ ‬diversa de nuestra Ciudad.‭ ‬Pero con ser actualmente uno de sus mejores tarjetas de presentación,‭ ‬no podemos quedarnos‭ ‬solo en la contemplación de‭ ‬estas incuestionables singularidades

‭Lugar único que ya supieron valorar los poetas de‭ Cántico‭ ‬como uno de los sólidos‭ ‬asideros‭ ‬de su elevada inspiración,‭ ‬plasmada‭ ‬en la considerable‭ ‬riqueza literaria de sus obras:‭ Juan Bernier,‭ ‬Ricardo Molina,‭ Mario López,‭ Pablo García Baena,‭ Julio Aumente.‭ Ginés Liébana y también Antonio Gala,‭ ‬incorporado con posterioridad‭ ‬al más importante movimiento poético de la historia de la literatura cordobesa,‭ ‬se convertían en los sumos sacerdotes‭ ‬de la palabra saboreando‭ ‬el néctar de‭ ‬oro viejo de una copa de Montilla‭ – ‬Moriles‭ ‬en el rito que‭ ‬casi‭ ‬a diario‭ ‬concelebraban en derredor‭ ‬del‭ ‬altar de la mesa‭ ‬de nogal,‭ ‬fiel guardadora de los secretos‭ ‬de su creatividad,‭ ‬y con el aroma embriagador siempre presente como generosa dádiva que‭ ‬proveniente‭ ‬de las botas de roble,‭ ‬ayudaba a crear‭ ‬una atmósfera envolvente‭ ‬y‭ ‬fascinante para abrir aún más sus sentidos‭ ‬y‭ ‬ser más poetas si cabe,‭ ‬no entendible,‭ ‬creemos,‭ ‬sin la presencia arrebatadora de estos elementos que contribuyeron‭ ‬a situar‭ ‬su poesía en las más altas‭ ‬cimas de la lírica española del siglo XX. ‭ Lugar de encuentro de una gran variopinta diversidad de personajes ilustres que agasajados en sus personalísimas dependencias dejan la gráfica constancia de su paso.‭ ‬Historia viva de una época que allá por los años sesenta ennobleció el flamenco de la fiesta improvisada,‭ ‬del cante serio y no tanto,‭ ‬de bordonazos de sangre,‭ ‬rasgueados vigorosos‭ ‬de‭ ‬las‭ ‬guitarras curtidas en mil y una fiestas‭ ‬subordinándose‭ ‬al baile espontáneo de mujeres de‭ “‬cinturas de agua‭” ‬y de los‭ ‬señoritos de la noche‭; ‬de‭ ‬eventos‭ ‬cinematográficos,‭ ‬con una Tomata de rompe y rasga dejándose jirones de vida en‭ ‬el arrebato del baile por‭ ‬soléa, ‬con el pelo‭ ‬pegado a su‭ ‬rostro‭ ‬sudoroso de gitana racial,‭ ‬protagonista de nocturnos‭ ‬calientes y de amores rotos en la terrible‭ ‬madrugada del desenfreno‭ ‬y reina del‭ ‬ambiente‭ ‬de los Califas y de los mesones de la Judería en la que la fiesta era‭ ‬sufragada sin plenas garantías de cobro equitativo por‭ ‬los señoritos de turno‭ ‬y que‭ ‬de vez en cuando recalaba‭ ‬en el‭ ‬tablao erigido en Bodegas Campos para culminar‭ la prolongación festera de madrugadas flamencas en la que el Machaco‭ ‬ponía las gargantas a prueba en las acometidas de‭ ‬los‭ ‬tercios seguirilleros‭

La conservación y ampliación de este extraordinario edificio,‭ ‬no ha supuesto perder de vista lo que a través del tiempo‭ ‬ha sido una de sus señas de identidad más apreciadas. Un lugar donde la percepción del alma cordobesa parece tocarse cuando se traspasa el portón de la calle de Lineros.Una vez adentrados por el pasillo que nos conduce a la vieja bodega y al desviar‭ la mirada hacia la izquierda,‭ ‬nos‭ ‬encontramos con la‭ ‬Sacristía,‭ ‬idílica estancia‭ ‬donde parece que nos esperan temblando las voces de Fosforito,‭ Antonio Mairena‬,‭ Manolo Caracol,‭ El Pele,‭ Chano Lobato,‭ ‬la plástica de una Pilar López,‭ ‬de un‭ ‬Antonio el Bailarín o de una‭ Blanca del Rey y el llanto desolado de la guitarra de Antonio el del Lunar,‭ ‬Rafael‭ "‬El Tomate", Juan Serrano,‭ ‬Merengue‭ ‬o Arango.‭ ‬Los‭ ‬protagonistas‭ ‬de la fiesta,‭ ‬de la juerga‭… ‬palabra ésta,‭ ‬que puede,‭ ‬equivocadamente,‭ ‬llevarnos a un concepto superficial de la celebración flamenca,‭ ‬pero que aquí se consagró desde hace tiempo como manifestación‭ ‬del‭ “‬despilfarro‭” ‬que se genera en ella‭” ‬en palabras de González Climent,‭ ‬abriendo los sentidos en una eclosión no exonerada de un cierto anarquismo,‭ ‬pero donde el artista es capaz de‭ dar‭ ‬lo mejor de sí mismo al no verse condicionado por el respeto escénico‭ ‬y la presión fiscalizadora de un publico teatral o festivalero.‭ ‬Aquí‭ ‬se consigue la condición‭ ‬suprema que ha de imperar en el cuarto de cabales,‭ ‬ya que se abastece de la espontaneidad más desbordante con marchamo de autenticidad,‭ ‬razón esencial de la facultad expresiva del flamenco.‭ ‬En muchos rincones de estas Bodegas ha encontrado siempre el artista‭ ‬importantes puntos de coincidencia con aquellos primitivos cuartos‭ ‬donde la trascendencia artística se limitaba a no traspasar‭ ‬sus cuatro‭ ‬paredes,‭ ‬en perfecta comunión con esa otra espiritual y jonda del oficiante que‭ ‬mira hacia sus adentros soslayando los‭ ‬artificios que puedan distraer la esencia de su‭ ‬ser flamenco.‭ ‬Un sentimiento,‭ ‬que es‭ ‬más que una música requiere lugar apropiado para no ser distraído en exceso por el vociferante coro de la masa.‭

Bodegas Campos ha hecho por el flamenco más de lo que la afición probablemente conozca.‭ Su tradicional talante en este sentido,‭ ‬donde Paco Campos,‭ ‬fue pilar esencial y‭ “‬alma mater‭” ‬durante tantos años y cuyo testigo ha sido recogido con toda eficacia y buen hacer por su sobrino el joven Javier Campos,‭ ‬tranquiliza y anima al amante de este arte,‭ ‬que veía como muy lejano el reencuentro‭ ‬con el intimismo imprescindible de aquellos nostálgicos recintos‭ ‬cuya desaparición gradual e‭ ‬implacable de la geografía urbana lo iría despojando de uno de sus asideros más apreciados.

Alto es el logro,‭ ‬aunar en estas bodegas la refinada gastronomía,‭ ‬el perfumado y embriagador vino de nuestra tierra y el sentir flamenco,‭ ‬puntales de‭ ‬excepción donde estos‭ ‬factores‭ ‬coexisten‭ ‬en primoroso y armónico‭ ‬hermanamiento para elevar‭ ‬nuestros sentidos y‭ ‬potenciar cada día más la recia defensa de nuestra cultura con vocación de universalidad,‭ ‬en un mundo cada vez más globalizado,‭ ‬en el que es preciso‭ ‬una afirmación‭ ‬más inquebrantable‭ ‬de nuestras‭ ‬señas de identidad.

Una efemérides la de este centenario,‭ ‬al que creemos‭ ‬no le van a‭ ‬ser‭ ‬necesarios excesivos‭ ‬alegatos‭ ‬celebradores,‭ ‬aunque creemos que muchos serán los que se adhieran a esta conmemoración,‭ ‬ya que su sola persistencia en el tiempo corona su triunfo labrado en el trabajo,‭ ‬la honestidad y‭ ‬el arte,‭ ‬con el compromiso‭ ‬irrevocable de seguir‭ siendo referencia ineludible‭ ‬de lo más revelador del ser cordobés.
Francisco del Cid
Ateneísta