Ateneo de Córdoba. Calle Ángel Ganivet, número 3 local bajo.

Exposición de Pintura de José Puertas, de Villa del Río
Sede del Ateneo, Inauguración Miércoles 15 de octubre a las 20:00 horas

Presentación de "El Elfo de los ojos azules", de la ateneísta María Riolobos
Sede del Ateneo, lunes 20 de octubre a las 20:00 horas

¡Ayúdanos! Amplía artículos

Antonio Ruiz Soler

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Antonio.JPG

Antonio Ruiz Soler nació en Sevilla el 4 de enero de 1921. Bailarín y bailaor. Niño prodigio, trabaja incansablemente en Sevilla y hace su primera salida a la Feria Internacional de Lieja. Sus maestros en esta etapa de formación son Realito, Otero, Pellicet y, de flamenco, Frasquillo. Con el nombre de "Los chavalillos sevillanos" actúa con Rosario, su pareja artística más estable, por Andalucía, Madrid, Francia y en Barcelona, en 1937, son contratados para América donde permanecen 12 años: dos en Sudamérica; siete, en la sala de fiestas de Waldort-Astoria de Nueva York que alterna con viajes a Hollywood, y tres años más en giras por América del Norte, y vuelta al Sur para despedirse en Argentina y regresar a España, debutando en el Teatro Fontalba de Madrid el 27 de enero de 1949 con éxito de público y crítica que le compensa de ciertas dificultades previas halladas en nuestro país.

Antonio Ruiz Soler.jpg

Empieza aquí su marcha triunfal por Europa y el mundo entero hasta su despedida como bailarín -aún le quedarían éxitos como bailaor en algunos importantes festivales andaluces, tan memorables como su participación en la X Cata Flamenca de Montilla- en la ciudad japonesa de Sapporo cuando cumple exactamente sus Bodas de Oro, en 1979. En 1980 es nombrado director del Ballet Nacional Español hasta el 9 de mayo de 1983 que fue cesado. Las ciudades en las que más estrenó fueron Granada, Festival Internacional de Música y Danza; Londres, París y Buenos Aires. Con el Amor Brujo hizo que se escuchara por primera vez flamenco en la Scala de Milán. Fue el primer artista español que visitó en triunfo Rusia, rindiéndosele los públicos de San Petesburgo, Kiev y Moscú. Se sirvió mucho de textos de García Lorca y otros como Rubén Darío. Creó coreografías para piezas y obras completas de Albéniz, Falla, Granados, Turina, Rimsky-Korsakof, Rodrigo, Chapí, Halffter,...

En flamenco creó coreografías perfectas para sí mismo de tanqguillos, alegrías, farrucas, tangos, taranto, serrana, seguiriya, soleares, caracoles, verdiales y, de manera especial, la caña, así como fue el primero en bailar el martinete, para la película de Edgar Neville Duende y misterio del flamenco, bajo el arco del Tajo de Ronda.

Como dijo Gyenes "Desde que debutó jamás fracasó". Antonio, el más completo. Falleció en Madrid el 5 de febrero de 1996.

El contenido de esta biografía incorpora material del libro Los andaluces del siglo XX de la colección Arca del Ateneo, escrita por Agustín Gómez Pérez.