Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Jueves, 20 de febrero, 20:00 horas. Conferencia y Docurama:
“Campos de Concentración Nazis”, a cargo de Antonio Barragán Moriana
e “Hijos de Mauthausem. Tres generaciones del exilio cordobés”,
a cargo de José Barrios Gómiz y Christine Andreu. Sede del Ateneo.

Abierta la convocatoria para presentar candidaturas a las Fiambreras de Plata 2020. El plazo finaliza el 28 de febrero.

VII Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo del XXXV Premio de Poesía Juan Bernier.

Fallo del VII Premio de Relato Rafael Mir.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2019, relación de homenajeados aquí.


¡Ayúdanos! Edita en una página

José Luis García Clavero

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar

José Luis García Clavero, nació en Castro del Río, pueblo de la Campiña Este-Guadajoz Provincia de Córdoba (España) bañado por el Guadajoz, en 1956. Estudió el Bachiller Elemental en el Instituto de Enseñanza Secundaria de su pueblo y más tarde, el Bachiller Superior, en la localidad cercana de Montilla. Es licenciado en Historia y diplomado en Sociología por la Universidad Complutense de Madrid.

Tras aprobar las oposiciones en 1980 ha estado destinado en Institutos de Bilbao, en donde conoció durante dos años y de primera mano los mil vericuetos del tema vasco, Chiclana (Cádiz), Montilla y Córdoba – en el I.E.S. Maimónides - desde 1990.

Está casado y es padre de dos hijos, el menor de los cuales falleció hace tan sólo cuatro años.

Ha sido un buen lector de poesía y desde la adolescencia ha escrito poemas, aunque por asuntos y empresas familiares ha estado fuera o muy lejos de los círculos literarios. Se declara admirador e influenciado por la obra de grandes poetas: los hermanos Antonio y en menor medida, Manuel Machado, los escritores del veintisieteFederico, Cernuda, Vicente Aleixandre, las generaciones posteriores a nuestra contienda civil en la obra de Jaime Gil de Biedma, Claudio Rodríguez, Antonio Gamoneda, y un largo etcétera.

Y cómo no, la obra del grupo cordobés Cántico le parece de un valor extraordinario: Ricardo Molina, Juan Bernier, Vicente Núñez, Mario López… Llegó a conocer personalmente a dos de ellos, a Vicente cuando era director de la Biblioteca Pública de Aguilar, y a Juan en su doble vertiente, como poeta y arqueólogo. Recuerda las excursiones con él y otros profesores de su pueblo a Ategua y otros yacimientos: Torreparedones, Izcar etc. En aquellas primaveras y amaneceres de verano era un lujo desplazarse a estos enclaves. Allí también las bicicletas eran para el verano…

También tiene especial agradecimiento a un profesor y formidable poeta, Manuel Tomas Sigüenza. Durante su estancia en Castro supo formar alrededor de él a unos cuantos adolescentes sedientos del universo literario: ¡cuántas veces con Manolo ensayaron la obra Escuadrón para la muerte, de Alfonso Sastre!, ¡cuántas veces leyeron a Cernuda y a García Lorca! Allá en los años setenta y poco, en un pueblo cualquiera, se hablaba y se leía la obra de Cesare Pavese, Whitman, Kavafis y un largo etcétera.

Por tanto, los autores nacionales y los extranjeros -en especial los aludidos- y Oddiseus Elytis, Pasternak, Esenin, Mayakovski han gozado de su predilección, a pesar del estigma que pesa sobre la traducción en poesía.

Sus publicaciones han sido escasas. En su etapa gaditana colaboró en diversos números de la revista “Sancti Petri” del Ayuntamiento de Chiclana, y en la Revista Sal Marina editada por un grupo de autores. En Córdoba ha publicado poemas en la Revista Feria de Mayo, y en el número uno de Suspiro de Artemisa, en todas las publicaciones de los Institutos en donde ha estado como profesor y en publicaciones de su pueblo.